Precisiones

Comienzo este saludo por manifestar lo que sería lógico, pero considero que es saludable hacerlo; y es que cada día me enamoro más del Servicio que por Su Misericordia el Señor Jesús me ha llamado que le dé a través del cuidado de una porción de su rebaño del cual usted que lee estas líneas, seguramente hace parte.

Es precisamente en este servicio prestado, que me doy cuenta que interactuar con el rebaño, produce un vasto crecimiento, tanto para mí como pastor, como para usted como oveja. Es común entonces que a través de esta sana interrelación que uno se da cuenta de ovejas muy atentas y obedientes, pero otras lo son menos, al contrario hacen de sus palabras un modelo de crítica – en ocasiones desmedida y desconsiderada – que lo dejan a uno perplejo por la forma como conciben la visión de iglesia. Es por esta razón que me propongo hacer algunas precisiones.

La primera tiene que ver con la iglesia y el concepto que de la misma tienen algunos. Para ello voy a tomar como ilustración una historia que hace poco escuché.

Resulta que en una ocasión un creyente estaba enfermo y su pastor fue a visitarlo al hospital. Una vez allí, el pastor empezó a orar y ministrar a su oveja, pero de un momento a otro, el hermano enfermo interrumpió al pastor y le pidió el favor que le pasara una cobija porque tenía mucho frío. La verdad, relata el pastor es que el calor que hacía allí era insoportable.

La enseñanza aquí es que muchos dicen que en la iglesia no se siente nada, que es muy fría, que no hay manifestación de La presencia de Dios etc. Pero la realidad es que quien está frío espiritualmente es el creyente y no la iglesia. O como decimos por acá a través de un sabio refrán: “La fiebre no está en las sabanas”

Una segunda precisión es que algunos hermanos se enojan con nosotros cuando les decimos que el día domingo no deben dedicarse a hacer otro tipo de cosas, como pasear, hacer pereza, o también aceptar invitaciones, o asistir a actividades que nada tienen que ver con la adoración al Señor Jesús. Bueno, la verdad es que seguramente ni los paseos , ni otro tipo de actividades sean malos o sean pecado, lo malo es el rechazo que se le da a Dios, negándole de tajo la adoración debida a Su Nombre. 

Una tercera – con esto no quiero decir que son las únicas o que el tema esté agotado – es la oposición a la Alabanza que es para el Creador y no para complacer a la criatura; o también el obstáculo que ponen  al mismo Mensaje predicado por el pastor y que tanto trabajo le costó prepararlo; además de horas de oración y por qué no decir que le arrancó una que otra lágrima. Se siente algo así, como lo predicó una vez el pastor Nicolás Jr., lo que siente una mamá cuando prepara responsable, cuidadosa y gustosamente los alimentos que luego van a ser rechazados sin misericordia por sus hijos. ¡Es que lo que nada nos cuesta, volvámoslo fiesta!

Quiero pues a través de las anteriores precisiones llevar a algunos a la verdadera comprensión antes que suelte algunas desconsideradas expresiones que quitan etiqueta a una persona y que en vez de hacerle ver sabio y edificador, termina siendo necio y destructor.

Antes que nada, escuchemos, y leamos lo que nos aconseja La Eterna Voz de Dios.

Mis queridos hermanos, tengan presente esto: Todos deben estar listos para escuchar, y ser lentos para hablar y para enojarse; pues la ira humana no produce la vida justa que Dios quiere.  Stg 1:19-20

 

 

Rvdo. Nicolás Ocampo J.

Pastor

Edición impresa: El Tiempo Final

Boletín 761
Boletín 761

Boletín 760
Boletín 760

Boletín 759
Boletín 759

Boletín 758
Boletín 758

Boletín 757
Boletín 757

Boletín 756
Boletín 756