El Señor Jireh

En el Antiguo Testamento el nombre hebreo para Dios es Adón o el Señor. Es decir, Dios es el amo. Él es el Soberano, por lo tanto reina y también da mandamientos, los cuales debemos obedecer.

El nombre Adón también se combinó con actos que Dios realizó, y que muestran su naturaleza y su carácter para darse a conocer ante los hombres como por ejemplo:
- El Señor Elohim, o sea el Señor es Dios.
- El Señor Jireh, Dios nuestro proveedor.
- El Señor Rafah, Dios nuestro sanador.
- El Señor Shalom, Dios es nuestra Paz.
- El Señor Rohi, Dios nuestro Pastor.
- El Señor Nissi, Dios Nuestra Bandera.
- EL Señor Sidkenu es Nuestra Justicia o Salvación.
- El Señor Sama, Dios está aquí o está presente.
- El Señor tzebaoth o sabaoth o el Señor de los ejércitos.
- El Señor Emanuel o Dios con nosotros.
- El Señor Shaddai El Todopoderoso, y muchos otros más.

¿Recuerdas la historia de la Biblia en la que el Señor le pidió a Abraham que sacrificara a su hijo en el monte Moria? El relato dice:

Y Dios le ordenó: —Toma a tu hijo, el único que tienes y al que tanto amas, y ve a la región de Moria. Una vez allí, ofrécelo como holocausto en el monte que yo te indicaré. Génesis 22:2

Fue una situación nada fácil para Abraham atender esta demanda del Señor, aunque puedo imaginar que con mucho miedo y además con un corazón tembloroso el padre de Isaac, estaba dispuesto a obedecer a Dios. Ante tal acto de fe y obediencia, Dios proveyó el sacrificio:
Abraham alzó la vista y, en un matorral, vio un carnero enredado por los cuernos. Fue entonces, tomó el carnero y lo ofreció como holocausto, en lugar de su hijo. A ese sitio Abraham le puso por nombre: «El SEÑOR provee.» Por eso hasta el día de hoy se dice: «En un monte provee el SEÑOR.» Génesis 22:13-14

La frase expresada por Abraham: «El SEÑOR provee.» es la que conocemos como El Señor Jireh o Dios nuestro proveedor.

¿Te has dado cuenta que el Señor aun hoy esta proveyendo para sus hijos? ¿Puedes entender que la provisión de Dios es suficiente para satisfacer las necesidades de tu vida, y que Él estará a tu lado cuando pases por los tiempos más difíciles?

El salmista David te presenta lo que yo llamaría un reto. Observa esto:

Prueben y vean que el SEÑOR es bueno; dichosos los que en él se refugian. Salmo 34:8

Puedes probar por ti mismo que el mismo Dios que proveyó el carnero a Abraham, puede proveer para ti en este mismo día y hora. ¿Puedes creerlo? ¡Yo lo creo!

El mismo Señor Jesús dice que: …para el que cree, todo es posible. Marcos 9:23b

 

Rvdo. Nicolás Ocampo J.

Pastor

Edición impresa: El Tiempo Final

Boletín 761
Boletín 761

Boletín 760
Boletín 760

Boletín 759
Boletín 759

Boletín 758
Boletín 758

Boletín 757
Boletín 757

Boletín 756
Boletín 756